Hay veces que no van a cambiar las cosas por muy alto que grites.

Por eso, saca la navaja